Traducción y branding: cuidado con lo que amas

Love fail: cuidado con lo que amas

/, Español, Traducción & Interpretación/Love fail: cuidado con lo que amas

Love fail: cuidado con lo que amas

Lo que acabáis de ver no es ni una broma de mal gusto ni la nueva línea primavera-verano de los nostálgicos de las Schutzstaffel nazis. Es algo mucho más benigno e inocente: el matrimonio entre traducción y branding.

¿Quién no ha visto alguna vez el famoso logotipo I Love New York (o I <3 NY)? Nos atreveríamos a decir que muy poca gente no reproduciría esta imagen en su mente al escuchar o pronunciar este eslogan. Vamos, que la idea funcionó realmente bien, y, como es una tontería inventar algo nuevo para sustituir algo que ya existe y funciona a las mil maravillas, cientos y cientos de ciudades de todo el mundo decidieron echar mano de la idea y adaptar el logotipo a su caso particular.

Existen muchos ejemplos de ello: I Love London, I Love LA, I Love BCN… En fin, cantidades inmensas. Sin embargo, el tema de las iniciales puede llegar a ser problemático en algunos casos, ya que, a veces, nos encontramos con coincidencias desafortunadas. Esto es lo que le ha pasado a San Sebastián, a la que mucho mejor le hubiese ido si redujese el tamaño de la fuente e imprimiese su nombre completo en las camisetas… I Love SS no es una buena opción. Pero claro, quizás no lo sabían. Al menos eso queremos pensar nosotros.

Puede que en España, aunque no debería ser así, las siglas SS, aparte de a San Sebastián nos recuerden, como mucho, a la Seguridad Social, pero si se confecciona una camiseta con un eslogan dirigido principalmente a turistas que presumiblemente vendrán de otros países como Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, etc. hay que informarse un poco (¿no?) de si existe algún aspecto cultural que pueda convertir un mensaje aparentemente inocente en algo ofensivo.  En esta ocasión parece que no se ha tenido en cuenta nada de eso.

No nos queremos imaginar a una adorable pareja de ancianos, por poner un ejemplo, holandeses (aunque podrían ser de muchos otros países), que van a San Sebastián a disfrutar de la gastronomía y la costa del Cantábrico y se encuentran una camiseta que llama a querer a los asesinos o carceleros de sus padres (es una posibilidad, no queremos decir que haya pasado, pero es una posibilidad, ¿no?). Desde luego, ningún turista alemán, por muy cazurro que fuese, se ha comprado esta camiseta.

El caso de I Love SS y su más que probable fracaso de cara al mercado europeo es anecdótico, pero la causa de este fracaso se podría aplicar perfectamente a un proyecto de internacionalización a gran escala. La traducción y el branding deben ir de la mano. Hay que informarse bien sobre las peculiaridades del público o del mercado meta, hay que contar con profesionales, no solo lingüísticos, sino también culturales. No es un gasto superfluo, es una necesidad.  Desde Ontranslation os lo recordamos siempre que podemos, pero parece ser que todavía hay gente que no se ha enterado.

Por cierto, ¿qué os parece el rayo al estilo rúnico de la camiseta negra? Casi parece hecho a propósito, ¿verdad? Esperemos que no…

 ¿Te ha gustado nuestro post? Recibe nuestra newsletter mensual con el mejor contenido de nuestro blog.

Posts relacionados: 

#136. Super Bowl: el anuncio de Coca Cola que escandaliza a los de siempre 

#102. A relaxing class of ‘inglis pronunsieision’

De | 2014-02-18T15:44:41+00:00 febrero 18th, 2014|Crónica, Español, Traducción & Interpretación|0 Comments

Deja un comentario