La BBC no se lleva bien con los subtítulos, y viceversa

//La BBC no se lleva bien con los subtítulos, y viceversa

La BBC no se lleva bien con los subtítulos, y viceversa

¿Hay una mano negra en la BBC? No lo sabemos. De hecho, probablemente no, pero lo que está claro es que, o tienen muy mala suerte, o no son nada profesionales en lo que a subtitular su emisiones se refiere. Y, si no, que se lo pregunten a esas personas que este fin de semana se pasarán todo el festival de Glastonbury temiendo una violación repentina, así, en cualquier momento.

Sí, lo que leéis, y lo ha dicho el hombre del tiempo: «people going to Glastonbury will want to prepare for rape…». Bueno, no es que lo haya dicho, pero lo han subtitulado así. Al parecer, el programa de reconocimiento de voz que se encarga de los subtítulos en la BBC confundió las palabras rain y rape, convirtiendo así un «prepararse para la lluvia» en «prepararse para ser violados». Hay gente a la que la lluvia le molesta mucho, pero, ¿tanto?

En fin, en verdad resulta gracioso… para los espectadores. Para la BBC quizás no tanto, porque además no es algo nuevo. Sin ir más lejos, este enero, los espectadores chinos de la BBC, o cualquier otra persona interesada en la cultura china o en saber a qué animal le toca qué año, etc., recibieron una calurosa bienvenida al año de las putas. Sí, sí, tal cual. «Welcome to the year of the whores. People around the globe celebrate.». Querían decir horse (caballo). Pero tuvieron un desliz sin importancia. Además, si la gente lo celebra será por algo.

 Y hay más, no os penséis que en la BBC no son prolíficos en cuanto a subtítulos desafortunados. Pero tampoco hay por qué hacer una sangría con esto…  Bueno, venga, solo un caso más. Un reportero explicaba en 2011 el hambre insaciable de unos cerdos que comían todo lo que les echasen… «even willies». Como ya hemos superado nuestro ratio de palabras malsonantes por artículo, dejaremos que seáis vosotros mismos quienes miréis el significado de la palabra en el diccionario. Lo que dijo el reportero y se tergiversó en los subtítulos era que los cerdos podían comerse hasta unas botas de agua, unas katiuskas. Wellies, willies… qué más da. El caso es que estos cerdos comían de todo.

Bromas aparte, resulta inconcebible que una institución como la BBC cuide tan poco sus servicios de subtitulación. Es difícil pensar en un servicio público de comunicación tan prestigioso como este, y, sin embargo, ya veis que el tema de los subtítulos sigue considerándose de menor importancia. Sea como fuere, la profesionalidad en la comunicación, ya sea en el ámbito de la interpretación, la traducción, el asesoramiento lingüístico o la subtitulación es necesaria para evitar este tipo de situaciones embarazosas. No se le puede confiar algo tan delicado a una máquina porque se le escapan los matices y lo puede convertir todo en una película porno, como habéis podido ver. Que vale, que la BBC difícilmente va a perder su posición, pero aquí queda constancia de la repercusión que tienen estos deslices. En Ontranslation sabemos de primera mano que contar con profesionales para hacer lo que mejor saben hacer no es un gasto, es una inversión. Y, además, así te ahorras que te violen en Glastonbury bajo la lluvia.

¿Vosotros conocéis alguna otra experiencia embarazosa o divertida causada por una mala subtitulación?

¿Te ha gustado nuestro post? Recibe nuestra newsletter mensual con el mejor contenido de nuestro blog.

Posts relacionados: 

#125. El intérprete que indignó al mundo

#152. Interpretaciones fallidas en la Audiencia Nacional 

De |2018-02-03T16:58:29+00:00julio 1st, 2014|Sin categorizar|0 Comments

Deja un comentario