Corrector ortográfico y de estilo: herramientas útiles

/, Ontranslation, Traducción & Interpretación/Corrector ortográfico y de estilo: herramientas útiles

Corrector ortográfico y de estilo: herramientas útiles

La figura del corrector ortográfico es imprescindible. Contar con un profesional que revise que nuestros textos presentan una corrección total nos da la tranquilidad de saber que no meteremos la pata en aquello que publicamos para que otros lean. Se necesita mucha formación para ser un buen corrector ortográfico y de estilo, pero claro, no se trata de ser un diccionario con patas que conoce cada palabra o expresión de nuestra lengua. El corrector hace uso de herramientas que complementan su trabajo. Eso sí, ¡mucha atención con creer que estas herramientas  pueden sustituir a un corrector ortográfico y de estilo humano!

Pese a que el corrector ortográfico debe leer bien siempre el texto que va a revisar, hay herramientas que detectan errores que hacen la segunda revisión más llevadera. Un buen profesional detectará los errores a la primera, pero siempre existe la posibilidad de que se cuele un error, ¡al fin y al cabo, somos  personas y nos equivocamos! Si bien nuestro procesador de textos (normalmente Word) tiene una función de corrección ortográfica, la periodicidad de su actualización es bastante baja, por eso en Ontranslation nos decantamos por LanguageTool, herramienta online de código abierto que permite que los mismos usuarios propongan mejoras. Está en constante actualización, por lo que es una herramienta cada vez más completa. ¿Lo mejor? La combinación de estos tres elementos: la revisión humana, la del procesador de textos y la de nuestra herramienta de corrección favorita.

Pero no todo son errores formales a la hora de revisar un texto. El modo de expresión, el registro, también se verá modificado si el revisor es un verdadero profesional. Una persona experta en lengua debe tener en cuenta el tono del texto y a quién va dirigido, lo que le permitirá elegir las expresiones más convenientes. Para esto, una herramienta que podemos usar como apoyo son los corpus. Como ya os contábamos en nuestro artículo sobre el lenguaje claro, los corpus son bases de datos con multitud de textos de nuestro idioma digitalizados en los que se pueden buscar expresiones concretas. Corpus como el CREA, el CORPES XXI o el Corpus del español  nos permiten consultar en qué tipo de textos aparece una expresión, por lo que podremos hacernos una idea de en qué registro se utiliza habitualmente. No será lo mismo si esta aparece en una noticia de sucesos que si aparece en libros juveniles, por ejemplo.

El estilo también es un must para el corrector ortográfico. Algo que chirría mucho a la hora de leer un texto, y que es habitual que hagan las personas que no suelen escribir a menudo, es repetir las referencias. Si hablamos de un concepto determinado, deberemos intentar no repetir el nombre de este, refiriéndonos a él de maneras distintas. Sin embargo, en muchas ocasiones se nos acaba el repertorio y no sabemos cómo referirnos a ese concepto en concreto. Cuando ocurre esto, son muy útiles tanto los diccionarios de sinónimos como los diccionarios ideológicos. ¿Que qué  son los segundos? No, no son diccionarios para políticos, son diccionarios que nos muestran conceptos cercanos a ese que buscamos en nuestros marcos mentales. En ellos, si buscamos por ejemplo la palabra árbol, nos aparecerán resultados como verde o madera, de los que podremos extraer metáforas para referirnos a este concepto.

Estas son solo algunas de las múltiples herramientas que hay a nuestra disposición para facilitar nuestra labor y llevar a cabo una buena corrección ortográfica y de estilo, ¿conocéis alguna más? Recordad siempre que son solo un bastón para el verdadero sabio (el corrector ortográfico), y jamás podrán sustituirle. ¡Si quieres quedarte tranquilo #ponuncorrectorentuvida!

De |2017-09-05T11:10:52+00:00septiembre 5th, 2017|Español, Ontranslation, Traducción & Interpretación|0 Comments

Deja un comentario