Los personajes navideños son indispensables estas fechas. Si por algo se caracteriza la Navidad es por la ilusión que levanta en los pequeños de cada casa.

Desde luego nos cuesta visualizar una Navidad que en lugar de blanca sea gris, en la que no haya personajes navideños… Aunque, todo hay que decirlo, la cultura varía, y pese a que en todos los países en los que celebramos la Navidad tenemos a algún personaje que nos trae regalos, este cambia de un lugar a otro.

Personajes navideños en la peníndula ibérica

En la península ibérica hay ciertas zonas en las que, además de Papá Noel y los Reyes Magos, otros personajes navideños traen regalos a los niños.

El Olentzero vasco

En el País Vasco y Navarra tienen al primo montañero de Santa Claus: el Olentzero. Este carbonero bonachón que vive en las montañas, al que le gusta comer y beber bien, deja regalos a los niños el día 25 de diciembre.

El Apalpador gallego

En el este de Galicia hay otro carbonero que también suele pasarse por las casas, pero este lo hace el último día del año. El 31 de diciembre el Apalpador pasa a tocar las tripas de los niños para ver si han comido bien, y si así lo cree les deja castañas y algún regalo.

En Cataluña y Aragón viene el tió

Tmbién tenemos nuestra propia tradición, el tió de Nadal, un tronco con cara que, tras ser apaleado al ritmo de una canción, expulsa cacas en forma de regalos. ¡Singular donde los haya si te paras a pensarlo!

Personajes navideños en Europa

Si vamos un poquito más allá, en Europa también hay un montón de personajes navideños a conocer.

La bruja Befana en Italia

Uno de los más famosos es la bruja Befana, que en Italia lleva los regalos a los niños y las niñas de todo el país.

Cuenta la leyenda que esta bruja no quiso acompañar a los Reyes Magos en su camino y que, tras arrepentirse de no haberlo hecho, lleva regalos por la noche cada año para que los niños despierten con juguetes y dulces el día 6 de enero.

Ded Moroz en Rusia

En Rusia tienen su propia versión de Papá Noel: Ded Moroz. La traducción literal del nombre de este personaje es la de ‘abuelo frío’. Es un anciano más serio que Papá Noel, al que los niños pequeños tienen miedo en ocasiones, y que visita las casas el día 31 por la noche.

Viaja acompañado de su nieta Snegúrochka, que está hecha de hielo y que es incapaz de amar ya que si lo hace su corazón se calienta y la derrite… ¡Triste historia la de la única mujer de entre todos los personajes navideños!

La navidad es multicultural

Si queréis pasar una navidad multicultural tendréis que conocer un montón de personajes navideños: el Olentzero, el Apalpador, el tió de Nadal, la bruja Befana o Ded Moroz son algunos ejemplos, pero aún hay otros por descubrir. ¡Los personajes navideños son otra muestra más de la cultura!