Ontranslation se va al teatro

//Ontranslation se va al teatro

Ontranslation se va al teatro

El pasado domingo 9 de febrero, el núcleo duro de Ontranslation hizo una visita al teatro. De verdad. Y aunque penséis que es que somos unos exquisitos y unos vividores (que también), la cruda realidad es que fuimos allí a trabajar.

Obviamente, ir al teatro no entra dentro del cúmulo (enorme cúmulo) de cosas que hacemos normalmente, sin embargo, esta era una ocasión especial, ya que la obra que se representaba quedaba ni que pintada para que le pudiésemos sacar chicha. La obra era, ni más ni menos, Translations, de Brian Friel. ¿Lo entendéis ahora?

Sin embargo, al teatro se tiene que ir bien comidos (sobre todo si la representación es de casi tres horas), así que nos dimos un festín con el menú que ofrecía el restaurante En Ville, y luego nos tomamos un café en La Rambla (por cierto, como era el día de Santa Eulàlia, pudimos ver a los gigantes bajar hacia el Colón). Pero volvamos al teatro.

Translations retrata el conflicto lingüístico, cultural y político entre el pueblo irlandés y la implacable máquina administrativa del Imperio Británico. Lo que en principio parece un simple estudio topográfico, deriva en un método más de imposición lingüística cuando los ortógrafos y los cartógrafos al servicio del Imperio comienzan a anglicanizar los topónimos irlandeses al añadirlos en el mapa. El rechazo de la población local hacia el ente colonizador y el hecho de que los idiomas que hablan son mutuamente ininteligibles (aunque todos hablan inglés) provocan un acto incomunicativo que al final acabará como casi todos sabemos. En la adaptación de Ferran Utzet Traduccions/Translations, basada en la traducción de Joan Sellent, la lengua vehicular es el catalán, siendo la normatividad la clave para diferenciar el origen de los personajes: aquellos que representan a miembros de la administración imperial o personas de un nivel cultural más alto hablan un catalán más “correcto” que el de aquellos que representan a personas de un nivel cultural más bajo.

Lo que realmente nos interesa de esta obra, lo realmente curioso, es el hecho de que, en este caso concreto, la traducción no facilita la comunicación, sino todo lo contrario, la hace imposible, la condena al fracaso. Esto supone un ejemplo más de la importancia que tiene la traducción y lo difícil que es manejarla con destreza y acierto. Las palabras no se cambian unas por otras sin más, existen consecuencias, y el puente entre culturas que por definición es la traducción puede convertirse en la dinamita que lo derribe.

Como profesionales que somos de la traducción, en Ontranslation somos conscientes de la importancia de contar con un buen profesional para que no se produzca el communication breakdown que de otra manera sería tan probable. Más allá de las cuestiones culturales, traductológicas y lingüísticas que esta obra abarca, queremos agradecer a todo el reparto y el equipo responsable de su representación el magnífico rato que nos han hecho pasar y lo mucho que nos han hecho pensar. Asimismo, hay que añadir que el escenario es fantástico, una nave gótica en pleno recinto de La Santa Creu (eso sí, las sillas no son precisamente ergonómicas). A todos los que todavía no hayáis ido a ver Traduccions/Translations os recomendamos que vayáis; aún estáis a tiempo y lo pasaréis muy bien.

 ¿Te ha gustado nuestro post? Recibe nuestra newsletter mensual con el mejor contenido de nuestro blog. 

Posts relacionados:

#36. Crónica: Nos manchamos los dedos con MeetBCN

#75. Crónica: Así celebramos Sant Jordi en MeetBCN

De |2014-02-13T16:41:59+00:00febrero 13th, 2014|Así Somos|0 Comments

Deja un comentario