Traducción y moda, un bonito conjunto

//Traducción y moda, un bonito conjunto

Traducción y moda, un bonito conjunto

Si pensamos en traducción y moda tenemos que entender que las personas que se dedican a traducir textos de este sector deben conocerlo a fondo. Para traducir en el mundo de lo fashion no vale cualquiera, ya que, como en cualquier otro entorno creativo, hay unos códigos muy específicos que provocan la existencia de un vocabulario muy especializado. La persona que se encargue debe ser experta en traducción y moda por igual, de lo contrario, la internacionalización de tus productos textiles no tendrá ningún éxito. Solo alguien que conozca los dos mundos podrá combinarlos, por eso en Ontranslation tenemos a un equipo experto en traducción y moda. Desde la sabiduría que les caracteriza, nos explican cuáles son las tres cuestiones clave del ámbito: los anglicismos, el target o público objetivo del producto y la variedad regional de la lengua a la que traducimos.

Conocer el idioma de origen y el idioma meta no es suficiente para traducir un texto cuando se trata de moda. Al hablar de traducción y moda nos adentramos en un ámbito muy específico, con un vocabulario especializado y cambiante. En este entorno profesional se utiliza una gran cantidad de anglicismos que se aplican como préstamos, y esto hay que tenerlo en cuenta. Si los tradujéramos nuestro texto perdería significado o, directamente, resultaría chocante. Así, si hablamos por ejemplo de un nude color no podremos traducirlo tal cual, ya que nadie habla de color desnudo. Muchas veces en el entorno se utiliza el anglicismo nude («color nude»), o se traduce como «color maquillaje».

Estos anglicismos a veces venden y a veces no. Por eso cuando se trata de traducción y moda necesitamos un buen conocimiento de la cultura de destino para tomar ciertas decisiones relativas al texto que traducimos. Seguramente a la mayoría de personas jóvenes les resulte más atractivo comprar una chaqueta tipo denim, mientras que a una persona algo más mayor habrá que explicarle que denim significa ‘tejido vaquero’ en inglés. Pasa lo mismo con los shorts o los ‘pantalones cortos’. Sin duda, saber a quién te diriges en el mundo de la moda es tremendamente necesario. Y es que en muchos casos la sociedad está dividida: mientras que unos grupos aceptan, utilizan y generalizan el anglicismo, para otros su uso está muy denostado. ¡Una persona experta en traducción y moda siempre tendrá esto bien clarito!

Otro hecho que muestra la importancia de contar con una persona con experiencia específica para hacer una traducción en este ámbito es el de la variación lingüística. ¡Los nombres de las prendas de ropa varían enormemente de un lugar a otro! Un ejemplo es el de la palabra media, que mientras en España es una prenda fina que cubre desde el pie hasta más allá de la rodilla, en muchos países de Latinoamérica (como Perú, Colombia o Paraguay), es lo que nosotros conocemos como calcetín. Y esto no solo ocurre en castellano. En inglés también necesitaremos tener claro a qué zona geográfica y cultural nos dirigimos. Una palabra que puede comprometer bastante si hablamos de traducción y moda es pants ya que, mientras que en Estados Unidos significa ‘pantalones’, en el Reino Unido es la ropa interior. ¡Imaginad la de contextos en los que un error de traducción puede sacarnos los colores con esta palabra!

Si hablamos de traducción y moda hablamos de conocimientos dobles. Quien se encargue de un texto de este campo deberá tener siempre en cuenta que la especialización léxica en ciertos idiomas es mayor que en otros, que el usar préstamos o no dependerá de a quién nos dirigimos y que no se expresan igual las cosas dependiendo del área geográfica y cultural. Solo teniendo en cuenta estas variables (y alguna más) conseguiremos un texto efectivo.

De |2017-10-31T12:34:58+00:00octubre 31st, 2017|Traducción & Interpretación|0 Comments

Deja un comentario