Y no, no nos pesa la edad. ¡Todo lo contrario! Los años nos sientan de maravilla por aquí, y lo celebramos como es debido. Y es que el siete no es un número cualquiera, está cargado de simbología: que si los colores del arcoíris son siete, que si también lo son los pecados capitales, los días de la semana… ¡Hasta los jinetes del apocalipsis! Pero tranquilidad, no parece que ningún apocalipsis se aproxime para Ontranslation. ¡Más bien es al revés!

Por eso ayer nos comimos la tarta personalizada de Ontranslation que veis en la foto, ¿tiene buena pinta, eh? Pues no ha quedado ni un solo trozo. La verdad es que estaba buenísima, y mucho más todavía regada con un poco de cava. ¡Entre el motivo de celebración y la densidad del pastel, el chinchín no era cosa de rigor, sino de necesidad! Eso sí, en el brindis faltaba gente, todas aquellas personas que nos leéis, que contratáis nuestros servicios, que trabajáis desde el exterior…

Así es, nuestro séptimo aniversario es la muestra de que cumplimos con nuestra misión, y caminamos hacia nuestra visión, sí, y de que cada año que pasa Ontranslation nos vamos afianzando como referencia en comunicación multilingüe, con más clientes contentos con nuestro trabajo, más partners y más aventuras. Pero nada de esto es posible sin vuestra participación y vuestro compromiso, por eso queremos daros las gracias, porque, aunque no lo sepáis, ayer también cumplisteis siete años.

¡Que cumplamos muchos más, y que sea a vuestro lado!