Y volvemos con las interpretaciones fallidas, esta vez interpretaciones fallidas en la Audiencia Nacional. En un par de ocasiones, la actualidad nos ha llevado hasta Sudáfrica por un tema en concreto: la mala praxis de ciertos intérpretes durante eventos de importancia nacional, concretamente el funeral de Mandela y el juicio a Oscar Pistorious.

Sin embargo, para que las malas lenguas no vayan diciendo que no nos gusta Sudáfrica (lo cual no es verdad, porque nunca hemos estado allí), esta vez nos quedamos en la península.

Problemas de interpretación en la Audiencia Nacional

Durante el juicio por el «asedio» al Parlament de 2011, han sido los intérpretes de la Audiencia Nacional los que se han puesto en evidencia en esta ocasión. Tal era el desbarajuste, que en algunos casos los testigos no pudieron ejercer su derecho a declarar en catalán. Tuvieron que corregir a la persona encargada de la interpretación, e incluso cambiar el idioma en el que realizaban las declaraciones y pasarse al español.

Más allá de producirse errores que podrían considerarse simples matices (los cuales no dejan de ser importantes en un contexto de las características de un juicio), las interpretaciones fallidas y los errores de los intérpretes hacían pensar que desconocían prácticamente por completo el idioma que debían interpretar.  O, al menos, que ese día sufrían una sordera transitoria, ya que erraban en tiempos verbales y palabras comunes.

Para interpretaciones juradas confía en profesionales

A ver, que no es que seamos la inquisición ni que disfrutemos evidenciando los fallos de nadie. Esto es, principalmente, un toque de atención. ¿Cómo es posible que, a estas alturas de la vida, en la mismísima Audiencia Nacional no se disponga de intérpretes profesionales, capaces y bien preparados?

Visto este despropósito, no nos queremos ni imaginar lo que habrá pasado en otros juicios celebrados en cualquiera de los mil y un juzgados que hay repartidos por el país, en los que la interpretación haya sido llevada a cabo a partir de un idioma como, por ejemplo, el uzbeko. Si necesitas intérpretes, habla con profesionales y allí estaremos para darte un servicio de interpretación profesional.

¿Alguno de vosotros ha sufrido alguna vez por culpa de una mala interpretación?