Lenguaje sencillo para romper barreras

//Lenguaje sencillo para romper barreras

Lenguaje sencillo para romper barreras

Todos, hasta aquel que te habla de Rayuela afirmando que tiene un lenguaje sencillo (lo hace por lucirse, no os lo creáis), la hemos sentido alguna vez: la impotencia de encontrarnos ante un texto deliberadamente farragoso e incomprensible. Abres la factura de la luz o del gas y te encuentras ese párrafo que no hay quien entienda, escrito en otro idioma que se parece sospechosamente al tuyo. Hasta que no lo relees cuatro veces no empiezas a intuir de qué se trata, y no es que seas especialmente tonto. ¿Por qué existe tanto rechazo al uso de un lenguaje sencillo en este tipo de documentos? ¿Las empresas y las instituciones utilizan el idioma como una herramienta para afianzar su situación de poder ante los consumidores y los ciudadanos? Actualmente la simplificación de los textos es fruto de debate entre los estudiosos y profesionales del idioma español y, como veremos, algunos países nos llevan cierta ventaja en cuanto a la apuesta por un lenguaje sencillo que facilite una comunicación eficiente. Su uso tiene múltiples ventajas para todos.

La cuestión del lenguaje sencillo está comenzando a ocupar un lugar central en el mundo de la lengua española; no en vano ha sido el tema estrella del XII Seminario Internacional de Lengua y Periodismo, el cual fue organizado por la Fundación San Millán de la Cogolla y la Fundación del Español Urgente y tuvo lugar la semana pasada en el pueblo riojano de San Millán de la Cogolla. Las conclusiones de los participantes en el seminario acerca de la importancia del uso de un lenguaje sencillo han sido claras. Por un lado, comprender lo que otros te cuentan es un derecho; por otro, si entiendes lo que te están contando confías más en las empresas e instituciones. Esto deviene en una doble ventaja: beneficia al consumidor, pues recibe toda la información, y beneficia a aquella organización que ofrece sus servicios, ya que de este modo se gana la confianza de sus clientes o usuarios. Parece innegable que escribir con un lenguaje sencillo se traduce (sí, nuestra labor es omnipresente) en sustanciales mejoras para todos.

En otros países ya existen iniciativas privadas apoyadas por múltiples instituciones que se encargan tanto de detectar textos «oscuros» y de simplificarlos para las empresas como de ayudar a las personas con un nivel de literacidad bajo a mejorarlo y a transformar a un lenguaje sencillo aquellos registros del idioma que antes no hubiesen podido descifrar. Sin ir más lejos, en Portugal, nos encontramos con la iniciativa CLARO, una de cuyas representantes, Sandra Fisher Martins, nos contaba en una charla ofrecida dentro del ámbito de las TED Talks, que solamente el 5 % de los portugueses pueden entender con exactitud un texto complejo, y que un 50 % se encuentra en el nivel más bajo de literacidad. En esa misma charla, nos recomendaba hacer el ejercicio de utilizar siempre el mismo lenguaje sencillo que utilizaríamos para comunicarnos con nuestros abuelos (siempre que estos no sean catedráticos, claro) a la hora de escribir para el gran público. En el Reino Unido existe desde 1979 la Plain English Campaign, organización en la que se inspira CLARO y que tiene prácticamente los mismos propósitos. Es cierto que ambas son empresas con ánimo de lucro. Pero hablemos claro: el lenguaje sencillo es un valor económico en alza.

Por el momento, en España no existen ideas similares o, al menos, ninguna que sea tan amplia y esté tan consolidada como las que hemos comentado. Hay asociaciones sin ánimo de lucro que se dedican a simplificar textos para particulares, el campo de las empresas que ofrezcan servicios a las instituciones y otras entidades privadas para que consigan establecer un uso correcto del lenguaje sencillo está bastante empobrecido. ¿Hasta cuándo va a durar esto? En Ontranslation somos partícipes de que no dure mucho más. No os damos más pistas pero es una buena idea de negocio…

 

De |2017-05-09T08:43:26+00:00mayo 9th, 2017|Traducción & Interpretación|0 Comments

Deja un comentario