Lenguas en peligro de extinción

//Lenguas en peligro de extinción

Lenguas en peligro de extinción

Lenguas en peligro de extinción en el mundo existen, según el portal Ethnologue, más de 3.500, es decir, más de la mitad de las 7.000 lenguas que existen. Este cálculo no es exacto, debido, precisamente, a su dificultad: si los lingüistas llevamos años tratando de aclarar simplemente qué es una lengua, contar cuántas lenguas hay en el mundo puede parecer una tarea imposible. Sin embargo, lo que está claro y se deduce de todo esto es preocupante, pues hay lenguas en peligro de extinción, con pocos hablantes, que desaparecerán si no hacemos nada por solucionarlo. Hay algo muy importante que debemos recordar: las lenguas están ligadas a una cultura, por lo que las lenguas en peligro de extinción implican culturas que se esfuman para siempre.

Lengua y cultura van siempre de la mano. No podemos quedarnos pasmados mientras desaparecen idiomas a tutiplén: cada lengua tiene unos matices, unos conocimientos intrínsecos a ella y generados a través de la sabiduría de sus generaciones de hablantes a lo largo del tiempo. Hablar de lenguas en peligro de extinción supone entonces hablar del drama de la pérdida de conocimientos colectivos, generados a lo largo del tiempo; un drama cada vez más común en el mundo globalizado. Una lengua habla de las creencias y descubrimientos de una sociedad, y el hecho de que exista diversidad en las lenguas del mundo es una base para el progreso de los seres humanos. Siempre hemos dicho que en la variedad está el gusto, y cuando se trata de conocimiento mucho más, pues cuantos más puntos de vista tengamos, más fácil nos será razonar y llegar a mejores conclusiones, y esto es lo que sucede con las lenguas. Estas son sistemas que reflejan formas de ver el mundo, que pueden ponerse en común para que nuestro entorno se vuelva algo mejor, incluso las lenguas en peligro de extinción.

Como ejemplo de ello tenemos las palabras que son únicas y propias de lenguas determinadas. En el idioma cheroqui, lengua en grave peligro de extinción, no existe el adiós como concepto, y, por lo tanto, no existe como palabra; los hablantes de cheroqui simplemente dicen «volveremos a vernos». Esto puede parecer una tontería, pero nos muestra una forma de ver el mundo que tal vez solucionaría muchas de las angustias de nuestra sociedad cuando, por ejemplo, un amigo se marcha o rompemos con nuestra pareja. El hecho de que un cheroqui «no sepa» decir adiós tiene muchísimas implicaciones, como puede ser el que no entienda la despedida como algo absoluto (qué calma, ¿eh?). Otro ejemplo es el ya clásico de las lenguas inuit (también en peligro de extinción) y sus múltiples términos para referirse a la nieve: si estas lenguas desaparecen por la expansión del inglés o el francés, desaparecerá con ellas toda esa sabiduría ancestral que entiende el entorno al que durante siglos los pueblos esquimales han pertenecido.

En definitiva, cada lengua nos da unos matices diferentes que nos ayudan a comprender el mundo a través de la sabiduría de un grupo humano. Debemos entender las lenguas en peligro de extinción como joyas que nos enseñan muchas cosas que, sin ellas, desaparecerían para siempre. Por eso es tan importante su conservación y por eso debemos defenderla. Al fin y al cabo lo bonito de este mundo es su diversidad, ¿no? Recordad que una lengua muerta es una cultura muerta.

De |2018-02-01T16:28:18+00:00julio 24th, 2017|Sin categorizar|2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Blarlo 27 julio, 2017 at 9:17 am - Reply

    Desde luego, es un gran problema.

    De hecho, hablamos del tema en nuestro blog hacer relativamente poco: https://www.blarlo.com/blog/2017/07/04/problema-cultural-las-lenguas-muertas-peligro-extincion/

    ¡Que paséis un buen día!

    El equipo blarlo

    • admin 27 julio, 2017 at 9:23 am - Reply

      ¡Genial, el post! Gracias por el comentario. Un saludo de parte de todo el equipo.

Deja un comentario