Paisajes lingüísticos: la lengua que nos rodea

//Paisajes lingüísticos: la lengua que nos rodea

Paisajes lingüísticos: la lengua que nos rodea

Hay paisajes de todo tipo: urbanos, rurales, sobrecogedores, coloridos, sombríos… Lo que pocas personas saben es que también existen los paisajes lingüísticos. Vivimos rodeados de lengua, pues esta es nuestra principal herramienta de comunicación. Muchas veces, las expresiones que tenemos a nuestro alrededor pasan inadvertidas. Y hablamos justo de esto cuando nos referimos a los paisajes lingüísticos.

Pero, ¿qué son los paisajes lingüísticos?

Los paisajes lingüísticos son las expresiones lingüísticas que encontramos en un paisaje determinado. Son principalmente expresiones escritas, pero las hay de todo tipo. Pensad ahora mismo en vuestro alrededor. ¿Cuántos mensajes aparecerían si hacéis una foto a lo que tenéis delante?  La marca de la pantalla del ordenador, unas notas en la agenda, el mensaje en vuestra taza de café, la etiqueta de una botella de agua… Todo ello son expresiones lingüísticas que tenemos alrededor, y en las que normalmente no reparamos, al menos como conjunto.

¿Aún no queda claro? ¡Tranquilidad!

Ya, es difícil pensar en cosas que podemos entender como paisajes lingüísticos. Cabe decir que la mayor parte de las veces que estos se analizan es en entornos urbanos, por lo que suelen aparecer los siguientes elementos:

  • Señales públicas o privadas (de tráfico, de abierto y cerrado en una tienda…).
  • Publicidad, letreros, envases… Elementos que sirven para describir o resaltar un negocio o producto.
  • Grafitis, expresión urbana. Las pintadas son comunes en nuestras calles, y la mayoría tienen un mensaje lingüístico.

Todos estos elementos unidos componen un paisaje lingüístico. ¡Imaginad cualquier calle vista desde esta perspectiva! ¿Cuántos mensajes que ignoramos podemos encontrar?

La utilidad de los paisajes lingüísticos

Muchas personas os estaréis preguntando para qué sirve tener en cuenta los paisajes lingüísticos. Es evidente que si se estudian, y existe su denominación, es porque tienen utilidad para determinadas cosas. Puede parecer que fijarse en los mensajes que hay en la calle no nos da información, pero esto es totalmente falso. A través del estudio de los paisajes lingüísticos podemos observar:

  • El verdadero multilingüismo que hay en una sociedad. ¿Hay mensajes en lenguas no consideradas institucionalmente en ese lugar? ¿Predomina una lengua, hay varias? Todas estas preguntas encuentran su respuesta al estudiar los paisajes lingüísticos. De hecho este es el fin principal de su estudio.
  • Las ideas oficiales y no oficiales que hay en un lugar. Una cosa es un mensaje publicitario de, pongamos, el Ayuntamiento en una marquesina, y otra es un grafiti realizado por alguien anónimo (o no). Podemos preguntarnos si conceptos como el civismo, la democracia o incluso la ley varían mucho de la expresión oficial a la expresión disidente, por ejemplo.
  • La libertad de expresión, o de expresión de la multiculturalidad, presente en el entorno estudiado. ¿Se permite utilizar determinadas lenguas en los carteles oficiales? ¿Hay más o menos expresión inconforme en los grafitis de una ciudad? Todas estas cuestiones dan pistas de las libertades que tienen (o se toman) los ciudadanos de un lugar.

A partir de ahora, miraremos de otra forma

Los paisajes lingüísticos nos sirven para entender el mundo de una manera diferente. Fijarnos en los mensajes escritos en las calles de un lugar es útil para muchísimas cosas, ¡y nos puede ayudar a entender un determinado contexto! Suponemos que ahora, cuando viajéis, os fijaréis más en los detalles de lo escrito. ¡Aunque nada se puede comparar a un asesor cultural!

By |2019-01-28T15:34:48+00:00mayo 24th, 2018|Traducción & Interpretación|0 Comments

Leave A Comment