Palabras con historia: un pedante con rebeca dijo que el bikini estaba ok

//Palabras con historia: un pedante con rebeca dijo que el bikini estaba ok

Palabras con historia: un pedante con rebeca dijo que el bikini estaba ok

Detrás de cada palabra hay una trayectoria, y hay muchas palabras con historia conocida dentro de nuestra lengua. Hablar es, en muchos casos, aludir al pasado, y aquellos términos que hoy usamos tienen orígenes concretos conocidos. En este post os contaremos de dónde vienen algunas de nuestras favoritas de entre las palabras con historia, además de desmontaros algún mito, ¿os apetece?

A día de hoy llamamos pedante a la típica persona que va de que todo lo sabe, aquel o aquella que te habla con superioridad sobre tonterías supremas (y que a todos, menos a sus padres, que creen que es muy listo, nos cae mal). Antiguamente, esta palabra se refería a lo que ahora llamamos profesores particulares. ¿Pero, por qué es ahora peyorativa esta palabra con historia? En la época había más oferta de profesores a domicilio que demanda y para ganarse el puesto tenían que convencer a base de bien, resultando pesados en muchas ocasiones.

Quien no sea de Cataluña pero haya pasado una temporada en el Principado se habrá sorprendido al darse cuenta de que nadie pide un sándwich mixto en las cafeterías, sino un bikini. Muchos habrán pensado que esto se debe al ambiente playero que se respira en muchos sitios y habrán intentado buscar una etimología curiosa basándose en el parecido entre la forma triangular de este aperitivo y la parte de abajo de la prenda de ropa. Al final, la respuesta es mucho menos rebuscada: los primeros en servir un sándwich mixto en Barcelona fueron los camareros de la Sala Bikini, así que este bocadillo se convirtió en su emblema y la gente empezó a utilizar esta sinécdoque (la denominación de la parte por el todo) para pedir lo que en el resto de la Península es un sándwich mixto. Otra palabra con historia que proviene de una sinécdoque es rebeca, esa prenda de vestir para entretiempo que debe su nombre a la película del mismo nombre de Alfred Hitchcock (Rebecca en la versión original), en la que la protagonista llevaba este tipo de chaqueta (y, por cierto, no se llamaba ni Rebeca ni Rebecca).

Tal vez el origen más sonado es el del —prácticamente— universal ok. Todos hemos oído esa historia de que en la guerra de Vietnam/secesión/lo que sea que se te ocurra se decía aquello de «0 killed» cuando volvían a casa sanos y salvos todos los del batallón, y que eso derivó en el uso de esta expresión acortada. Puede ser que su uso se extendiese desde alguna de estas guerras (aunque no hay evidencias de tal cosa), pero esta expresión está documentada bastante antes como abreviatura de «all correct». Primero apareció en el diario de William Richardson, en 1815, y, más tarde, en 1839, en el Boston Morning Post. A veces una palabra con historia tiene incluso dos versiones, ¡cosas de la etimología!

Las palabras con historia nos encantan. Hacen patente la huella que nuestra forma de vivir deja en el lenguaje, y al revés. Ahora ya sabéis por qué llamáis a alguien pedante (¡tened cuidado de no convertiros en uno al contarlo!), además de ser capaces de desmontarle la historia al susodicho de turno cuando os venga con aquello del origen del ok. Si queréis contraatacar podéis contarle de dónde viene la denominación bikini para referirse al sándwich mixto y por qué vuestra chaqueta tiene nombre de mujer. ¡Pronto os contaremos más curiosidades etimológicas!

De |2017-07-26T08:57:10+00:00julio 26th, 2017|Sin categorizar|0 Comments

Deja un comentario