Plurilingüismo: ¿cambiamos de personalidad al cambiar de lengua?

/, Español, Traducción & Interpretación/Plurilingüismo: ¿cambiamos de personalidad al cambiar de lengua?

Plurilingüismo: ¿cambiamos de personalidad al cambiar de lengua?

Vivimos en un mundo cada día más plural, y esto se aplica también a la lengua. La realidad del plurilingüismo se va haciendo más palpable, pues las personas con las que convivimos se comunican en diversas lenguas dependiendo (o no) de la situación comunicativa. Ya sabemos que la lengua condiciona nuestra manera de ver el mundo, por eso, ante el hecho del cambio de lenguas nos surge una duda. ¿Supone el plurilingüismo una realidad de personalidades múltiples? En seguida lo vemos.

Plurilingüismo: definición

Pero antes tenemos que empezar por el principio, como en todo. Para poder hablar de un concepto hay que tenerlo bien claro. Por eso lo primero es explicar qué es el plurilingüismo. El plurilingüismo, como todo el mundo puede intuir, es el hecho de hablar varias lenguas. Ahora bien, la diversidad lingüística existe en dos hechos diferentes:

  • El plurilingüismo, que se refiere a una realidad (personal o social) en la que dos o más lenguas se interrelacionan.
  • El multilingüismo, que es únicamente la coexistencia de dos o más lenguas.

El plurilingüismo es necesariamente multilingüe, pero no al revés. Por poner un ejemplo, el bilingüismo de Cataluña es plurilingüe: el castellano y el catalán interaccionan entre sí, se cruzan, componen una misma realidad. En cambio, la situación de una persona migrante en Madrid procedente de Vietnam es multilingüe. Esta persona será plurilingüe, pero no así la sociedad en la que vive. En casa hablará vietnamita y en el trabajo o en la escuela utilizará únicamente el castellano. Las dos lenguas no interaccionarán en determinados planos sociales, lo harán únicamente si se relaciona con la comunidad vietnamita del lugar. Una cultura bastante reducida.

El estudio: al cambiar de lengua cambiamos de personalidad

En un estudio bastante conocido se hablaba de que las personas cambian de personalidad según el idioma que utilicen. En él, se estudiaron los comportamientos de personas de la comunidad latina de Estados Unidos al hablar en castellano y en inglés. Los resultados fueron claros: estas personas cambiaban bastante su forma de ser. Ahora bien, esta investigación se refiere a una situación bicultural. En ella hay dos comunidades con diferentes culturas totalmente definidas. Era una situación de multilingüismo, pero no de plurilingüismo. Estas personas cambiaban de personalidad al interactuar con dos culturas diferentes. Pasaban de una cultura a otra, pues los angloparlantes desconocen totalmente el castellano.

El plurilingüismo corresponde solo a una cultura (aunque diversa)

No todas las personas que hablan varias lenguas cambian su personalidad al utilizar una u otra, o al menos no tanto. En una situación de plurilingüismo social, la realidad cultural corresponde a varias lenguas. En este caso el cambio de lengua no es un cambio de cultura. Como decíamos, la cultura condiciona nuestra perspectiva, da forma a nuestra personalidad. Y lo hace a través de la lengua. Por esto, las lenguas que corresponden a realidades culturales muy diferentes pueden suponer cambios en los rasgos de la personalidad. El contexto también influye a la hora de seleccionar catalán o castellano en la realidad plurilingüe catalana, está claro. Pero sin duda con mucha menos intensidad: es la realidad de la mayoría de los hablantes del entorno. En el caso de la persona de Vietnam o de las hispanoparlantes la realidad es que en su entorno la mayoría solo habla una de las lenguas.

Cambiamos los rasgos de la personalidad para adaptarnos a otras realidades

Pues no es lo mismo, por ejemplo, ser mujer en Vietnam que serlo en Madrid. La cultura cambia de un contexto a otro, y la lengua la refleja y la transmite. Por eso, las personas que conocen dos idiomas muy distintos, pertenecientes a culturas más alejadas, cambian su personalidad. Cambian la lengua para adaptarla a cada una de las culturas. En una situación de plurilingüismo, las lenguas y las culturas a las que representan están cerca, por lo que la adaptación no es tan necesaria. La pregunta que nos queda por responder, entonces, es: ¿qué porcentaje de nuestra forma de ser está condicionada por el entorno? Y la vamos a dejar abierta.

By |2018-09-06T11:12:15+00:00septiembre 6th, 2018|English, Español, Traducción & Interpretación|0 Comments

Leave A Comment