Traductor médico: cuando la salud está en juego

//Traductor médico: cuando la salud está en juego

Traductor médico: cuando la salud está en juego

Contar con un traductor médico es esencial para las empresas de este ámbito. Los textos que manejan suelen contener información muy delicada, por lo que lo mejor es no jugársela. Algunos pueden plantearse, por ejemplo, dejar el prospecto en el idioma origen, o hacer solo una traducción al inglés, para así ahorrarse el traductor médico. Además de extremadamente inmoral, esta práctica es ilegal en muchísimos países. Y España es uno de ellos. Así que sea por obligación o por cuidar la salud de los usuarios, la figura del traductor médico es esencial.

¿De qué hablamos cuando hablamos de un traductor médico?

Es aquella persona que se dedica a la traducción de textos en el ámbito de las ciencias de la salud. El traductor médico es un traductor científico con gran especialización. No vale cualquiera para traducir algo tan importante como un texto sobre medicina: cualquier error puede resultar fatal. Pensemos, por ejemplo que constipated no significa ‘constipado’ en inglés, sino ‘estreñido’. Ya sabemos que no hace falta ser traductor médico para saber esto, es más un ejemplo tonto. De todas formas, imaginad que le damos a alguien un laxante para el constipado. Gastará el doble de papel del que ya gastaba en sonarse la nariz… Hay muchísimo vocabulario muy técnico en este ámbito, y en él la precisión es básica. En determinados medicamentos para la salud mental, por ejemplo, la posología es cuestión de microgramos. Un error puede tener graves consecuencias… Por esto un traductor médico tiene que ser un profesional de la traducción con experiencia y amplios conocimientos de las ciencias de la salud.

Pero ¿qué traduce un traductor médico?

Además de los prospectos, la mayoría de los documentos informativos en este ámbito se traducen. La medicina es una ciencia con mucha proyección global (en todos los lugares queremos acceder a las novedades que nos curan mejor). Además, con la movilidad internacional, un paciente puede necesitar la información de su enfermedad en diversos países. Hay muchos documento y de muchos tipos a traducir por un traductor médico.

  • Textos finales para indicaciones al paciente, como los prospectos o recetas.
  • Certificados médicos (por defunción, para viajar con alguna medicación específica…).
  • Información divulgativa. Como anuncios o noticias de prensa.
  • Información para profesionales. Libros, artículos, libros de texto…
  • Informes médicos. Si, por ejemplo, te rompes una pierna de viaje, será un traductor médico quien transforme la información para tu médico habitual.

La fidelidad al original como bandera

Un buen traductor médico debe tener una cosa clara. Y es que la traducción de un documento médico siempre ha de ser lo más fiel al original posible. En otros tipos de traducción profesional, como la transcreación, se pide a la persona que lleva el proyecto creatividad y poner su propio sello. En este caso no. Lo más importante en un texto médico son la claridad y el hecho de que sea específico y preciso. Por esto, el traductor profesional tendrá que intentar ceñirse lo máximo al texto origen o, al menos, al estilo comunicativo médico de la cultura de llegada.

Mejor que tu traductor médico te demuestre su experiencia

Pues, como hemos visto, están en juego muchas cosas. Una persona especializada será fiel al original y conocerá los tipos de textos y el sector médico. A la hora de contratar a un traductor médico no confíes en cualquiera. Busca al mejor equipo de profesionales que pueda orientarte. ¡No te la juegues!

De |2018-09-17T14:13:02+00:00noviembre 13th, 2018|Traducción & Interpretación|0 Comments

Deja un comentario