Traducción SEO e internacionalización son el matrimonio perfecto. Una buena localización debe ser el complemento perfecto para una buena traducción SEO, y esta a su vez para la internacionalización.

Recientemente publicamos un artículo en el que explicábamos algunas de las diferencias que separan la cultura británica de la estadounidense para demostrar la importancia (perdón, la necesidad) de llevar a cabo la localización de una página. Así la empresa que la haya creado pueda internacionalizarse de forma efectiva. Sin embargo, en ningún momento dijimos que bastase sólo con esto. Para nada.

¿Qué es la traducción SEO?

¿Y seo, digo, eso, qué es? Pues, por decirlo de alguna manera, mientras que podemos considerar la localización como una traducción que implica un proceso de adaptación cultural y que, por tanto, está dirigida a las personas, la traducción SEO tiene a los buscadores como público (de ahí su nombre; SEO viene siendo la sigla para Search Engine Optimization).

La importancia de este tipo de traducción viene dada por la propia naturaleza del proceso de internacionalización. Para posicionarse en esos mercados hay que posicionarse antes en la red, y para posicionarse en la red, primero hay que llevar a cabo la traducción SEO de la web en cuestión. O lo que es lo mismo, la optimización de su contenido para conseguir un buen posicionamiento orgánico.

Las palabras clave y la traducción SEO

Supongo que ahora os preguntaréis cómo se consigue algo así; cuáles son, en definitiva, los pasos a seguir. Pues bien, la clave está, lógicamente, en las palabras clave. Debemos descubrir cuál es la búsqueda que realizan los usuarios en los mercados donde queremos dirigirnos, y luego incluir estas palabras en nuestro listado de palabras clave, y en nuestra traducción.

Muchas veces estas palabras tendrán poco que ver con las palabras originales, así que una traducción literal de las mismas es un mal negocio.Una mala traducción de las palabras clave puede hacer que tu producto nunca llegue a sus potenciales consumidores.

Traducción SEO: Las colocaciones

Es imprescindible realizar un análisis de tendencias de búsqueda según el mercado meta para de esta manera saber cuáles son las palabras y las colocaciones más utilizadas de acuerdo a lo que se pretenda encontrar. Tras haber sido analizadas las palabras clave y las colocaciones más comunes para el mercado correspondiente, es importante asegurarse de que se lleva a cabo una correcta utilización de las mismas.

Hay que procurar que estas reflejen de la manera más fiel y esclarecedora posible el contenido del sitio en general y de sus respectivas páginas en particular. Para ello, se deben tratar con especial atención las URL, las cabeceras, los títulos, las descripciones… Estos son elementos en los que la presencia de las palabras clave pertinentes es esencial para un buen posicionamiento internacional en los buscadores. De esta manera, conseguirás que los potenciales clientes encuentren con facilidad tu sitio web.

Pero cuidado, no hablamos de cantidad, sino de calidad, ya que, el uso excesivo o repetitivo de ciertas palabras supondrá una penalización por parte de los buscadores y resultará contraproducente.

La traducción SEO es clave para la internacionalización

En resumen, se podría decir que la traducción SEO consiste en hacer un sitio web atractivo para los buscadores, o lo que es lo mismo, en hacerles el trabajo de encontrarte mucho más fácil. Previo análisis de las tendencias de búsqueda de los potenciales clientes del mercado en el que se quiere entrar, mediante la traducción SEO se adapta el sitio web a dichas tendencias y propicia el posicionamiento ya referido.

Por eso es tan importante entender la internacionalización como un proceso en el cual la aplicación del combo traducción SEO + localización resulta imprescindible, ya que gracias a la primera te encontrarán y, gracias a la segunda, se quedarán.