Traducir una página web: ¿es necesario?

Traducir una página web suele dar muchos y muy buenos resultados, pero no es una tarea ni sencilla ni barata. Son muchos los particulares y las empresas que se lanzan a contratar servicios de traducción de páginas web sin tener en cuenta el coste que esto supone. La localización web es saber cómo traducir una web y adaptarla a la cultura de destino sin que sea ofensiva tanto a nivel lingüístico como cultural.

 

La traducción automática de páginas web

El auge de las herramientas de traducción de páginas web automáticas afecta a la traducción profesional: ahora la gente piensa que traducir una web es algo tan simple como instalar un plugin. Como consecuencia, los precios de los servicios profesionales de traducción web les parecen desorbitados. Nada más lejos de la realidad, señoras y señores.

Se trata de una inversión que, como cualquier otra, tiene un coste inicial, pero que reporta grandes beneficios si se realiza con todas las garantías. Por eso, antes de lanzarse a traducir una página web es imprescindible analizar el mercado objetivo y decidir si el salto es factible. Pero, sobre todo, ¡hay que olvidarse de los traductores automáticos!

 

Lo barato sale caro

Es común que el poco conocimiento lingüístico y el excesivo optimismo guíen a los no iniciados hasta algún programa para insertar una traducción automática y probablemente gratuita en su web y… ¡provoquen el desastre!

Traducir una web mediante un programa o herramienta de traducción automática conlleva la falta total de sentido e inteligencia marketiniana en el idioma de destino, con las consiguientes pérdidas de dinero y credibilidad.

Ante tal situación, deciden recurrir a profesionales de la traducción web, en ocasiones buscando incluso un trabajo de posedición para rebajar los costes al máximo. Pero el remedio sería peor que la enfermedad.

 

Para traducir una página web: SEO y redacción

A la hora de traducir una web, el reaprovechamiento o posedición de traducciones automáticas previas, resulta completamente contraproducente. Localizar un sitio web es un trabajo que debe hacerse desde cero.

Deberás tener en cuenta factores tan importantes como las palabras clave más utilizadas en el mercado de destino (imprescindible para un buen posicionamiento SEO del sitio web). Pero también el uso de un lenguaje que tenga en cuenta las sensibilidades culturales para poder vender en el país  escogido sin problemas.

Estas exigencias no las puede cubrir un programa de traducción automática, solo las pueden afrontar profesionales de la traducción con habilidades específicas para traducir webs. Y, obviamente, eso supone un coste inicial.

Pero se trata de un coste detrás del cual se encuentra un equipo de expertos que aporta todas las garantías necesarias. Esto supone una inversión a largo plazo que evita el coste infinitamente mayor de una internacionalización fallida.

 

En resumen, confía en traductores profesionales

Al final es el cliente el que debe valorar qué espera obtener al traducir una página web. Es imprescindible realizar un estudio previo del mercado objetivo y determinar la accesibilidad del público potencial, pues traducir una página web supone un coste elevado en una primera fase.

A la larga, localizar un sitio web  confiando el trabajo a traductores profesionales expertos en SEO y marketing y con un objetivo claro en mente aporta muchísimos beneficios, así que no dudes en contactarnos.

No te pierdas este post si quieres saber cómo traducir una web con garantías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

POSTS RELACIONADOS

+ Ver todas las publicaciones