El andaluz en La Peste: cuestiones a aclarar

//El andaluz en La Peste: cuestiones a aclarar

El andaluz en La Peste: cuestiones a aclarar

Estos días está causando revuelo que se utilice el andaluz en La Peste, la nueva serie de Movistar+, una gran producción ambientada en el siglo XVI en Sevilla. Bastantes internautas se han lanzado a criticar que no entendían la serie, a cuestionar la dicción de los actores… En Ontranslation ha sido tema de conversación, hemos reflexionado sobre el tema y hemos llegado a la conclusión de que hay varias cuestiones a aclarar sobre el uso del andaluz en La Peste, por eso lanzamos esta crítica constructiva desde el punto de vista lingüístico tanto hacia el público como hacia la serie. Ahí va.

El multilingüismo debería estar más naturalizado

Denostar el uso de un dialecto (o variedad lingüística, si queremos utilizar términos apropiados en sociolingüística) dice mucho de nuestra visión sobre la lengua y cómo interactuamos a través de ella. Efectivamente, la mayoría de la población española es monolingüe, y esto es un lastre que deberíamos solucionar. La riqueza lingüística consiste más en comprender la variedad que en acumular palabras, que si no, pasa lo que pasa. Si viviésemos en un entorno en el que estuviésemos acostumbrados a interactuar en diferentes lenguas (algo posible mediante la educación en la comprensión del catalán o el gallego, por ejemplo), tal vez no nos costaría tanto entender otras variedades de nuestra lengua.

Las críticas hacia el andaluz en La Peste revelan prejuicios lingüísticos

La lengua no es homogénea. Cada persona habla de una manera distinta, y cada grupo social también. Hay variedades bastante parecidas entre sí, y otras que no lo son tanto. El andaluz y el español estándar son bastante diferentes, pero esto no significa que unos u otros hablantes tengan problemas de dicción o no sepan hablar. Simplemente hablan diferente, ya os hablábamos de esto en un post anterior. Es normal no entender a los demás, pero criticar a alguien por hablar en andaluz revela el mismo desconocimiento que decir que un alemán habla mal porque habla en alemán. Es más, seguramente los actores que han usado el andaluz en La Peste y no son andaluces han hecho un esfuerzo enorme para conseguir hablar de esta manera. ¡Casi como hablar otro idioma!

Subtitular el andaluz en La Peste no es tan descabellado

Y, hablando de prejuicios, deberíamos quitarnos la idea de que subtitular una variedad es ofender a sus hablantes, ¿no? La lengua escrita es una herramienta bien útil, y esta sí que es homogénea. Hoy en día cada vez más gente ve series, películas, etc. en otros idiomas, con subtítulos en el suyo. Esto es magnífico, fomenta el plurilingüismo y que la gente aprenda idiomas. ¿Por qué no entender la variedad dialectal dentro de esta diversidad? Al fin y al cabo las diferencias existen, y si el andaluz en La Peste es difícil de entender, ¿por qué no hacerlo más accesible con unos simples subtítulos?

Resolver el problema pasa por  naturalizar y concienciar

Así es, tanto unos (público) como otros (la serie) deberíamos mirar las cosas eliminando estereotipos e ideas preconcebidas. No tenemos por qué hablar todo el rato la lengua estándar, ya que son los menos los que la hablan, y mucho menos reivindicar su uso como único. Ahora bien, si existe una lengua escrita estandarizada es por algo, y utilizarla para fomentar la diversidad y apertura lingüística será siempre positivo. El miedo a la crítica recae en crítica, y hoy en día aprender vale más que nunca. ¿Por qué no empezar a hacerlo con lo que tenemos más cerca?

De |2018-01-25T15:29:16+00:00enero 25th, 2018|Sin categorizar|0 Comments

Deja un comentario