Idiomas más hablados en la red, ¿cómo afectan a nuestra realidad?

//Idiomas más hablados en la red, ¿cómo afectan a nuestra realidad?

Idiomas más hablados en la red, ¿cómo afectan a nuestra realidad?

Los idiomas más hablados en la red coinciden, al menos los que están en las primeras posiciones, con los más hablados en el mundo offline. El inglés, el chino y el español están en el top tres en ambas listas, pero no en el mismo orden. Todo parece indicar que en la dirección que está tomando nuestro mundo los idiomas más hablados acabarán siendo indispensables, mientras el resto tenderán a hacerse más y más pequeños, hasta desaparecer. Pero,  ¿hasta qué punto se acabará haciendo realidad este escenario? En este post analizaremos los datos sobre los idiomas más hablados en la red, sobre cómo afecta Internet al lenguaje e intentaremos adelantarnos al futuro para descubrir cuál es el lugar que quedará para el resto de idiomas.

La superioridad del inglés incluso entre los idiomas más hablados en la red es indiscutible. Si tenemos en cuenta los tres idiomas más hablados en el mundo, esta lengua cuenta con unas cifras muy superiores con respecto a sus competidores directos, el chino y el español. Más de la mitad del contenido online (alrededor de un 52 %) está escrito en inglés. El porcentaje de los otros dos idiomas más hablados del mundo se reduce muchísimo a la hora de trasladar su uso a la red: un 5 % de Internet está en español, lo que lo convierte en la quinta lengua en contenido, mientras que tan solo un 2 % está en chino, lengua que ocupa la octava posición. El inglés también domina en cuanto a número de usuarios (un 35 %), seguido, esta vez sí, del chino (13 %) y el español (7,7 %).

Atendiendo a estos datos, podemos afirmar que muchas personas nativas de otro idioma leen y publican contenido en inglés, ya que los hablantes nativos de esta lengua por si solos no podrían generar ni abarcar tanta información. Sin ir más lejos, muchos de nosotros lo hacemos: compartimos artículos en inglés en nuestro muro de Facebook o en Twitter (muchas veces para haceros los interesantes, ¡os tenemos calados!) o buscamos información relevante en páginas en esta lengua porque no la encontramos en otros de los idiomas más hablados, como es el caso del español. Esto, al final, tiene una clara y fuerte influencia sobre nuestras vidas: quien no sabe inglés no tiene acceso a cierta información, por lo que todos nos lanzamos a aprenderlo.

Hay quien, basándose en estos datos, augura que poco a poco todos seremos angloparlantes, sobreviviendo solo el resto de los idiomas más hablados actualmente (y por poco). Puede parecer que esto acabe resultando beneficioso para todo el mundo, pues se derribarían todas las barreras comunicativas, pero en realidad, las consecuencias serían catastróficas. Los hablantes de las lenguas minorizadas dejarían de hablarlas, y con la muerte de cada uno de estos idiomas moriría una cultura. De todas maneras, hay herramientas para combatir esta tendencia: las lenguas minorizadas lo son en muchas ocasiones por la falta de interlocutores, o, por lo que es lo mismo, el exceso de interlocutores en la lengua mayoritaria (la famosa diglosia de las sociedades bilingües). Esta realidad, según un estudio reciente de la Universidad de Santiago, se invierte en las redes sociales, donde cada persona se expresa en el idioma en el que más cómodo se siente. Gracias a que las redes salvan las barreras geográficas y a que en ellas es mucho más fácil seleccionar con quién quieres hablar la llama de la esperanza podría seguir viva: las lenguas minorizadas se harían fuertes en el medio digital cuando este sirviese para la comunicación de persona a persona.

Por lo que podemos ver, pese a que el inglés es la lengua dominante en Internet y forma parte de los idiomas más hablados en el mundo offline (¿veis?), las lenguas minorizadas todavía tienen un espacio en la red en el que hacerse fuertes. Si somos optimistas (y en Ontranslation preferimos serlo, porque, al fin y al cabo, las lenguas son lo nuestro) cabrá esperar que la red se convierta en un espacio en el que el multilingüismo esté a la orden del día, y en el que, pese al dominio de una lengua para la información global, el resto de lenguas tengan un espacio propio.

De |2017-05-24T10:07:59+00:00mayo 24th, 2017|Sin categorizar|0 Comments

Deja un comentario